ENTREVISTA

ANA I. BERNAL TRIVIÑO, autora del libro “Herramientas digitales para periodistas”
Salseando en las redes y por casualidad me encontré con la mención de un libro que me llamó la atención “Herramientas digitales para periodistas”.  En unos días ya lo tenía en mis manos. Se trata de una guía útil, práctica y muy interesante para descubrir de forma clara y sencilla la utilidad y aplicabilidad de herramientas digitales en el desarrollo de la actividad periodística.

Ana Bernal Triviño

Ana Bernal Triviño

Me sorprendió la exhaustiva recopilación de recursos realizada por Ana I. Bernal Triviño, periodista freelance, investigadora y consultora docente en la UOC.

Durante estos meses he tenido la oportunidad de ponerme en contacto con la autora y descubrir su pasión por el periodismo. Contagiada de su emoción, he querido indagar, investigar, descubrir y conocer un poco mejor a esta gran profesional del periodismo digital.

Su libro está dedicado “a todos los periodistas que a pesar de las circunstancias, siguen luchando en la travesía”. Haciéndome eco de su frase, quiero dedicar la entrevista también a los y las luchadores/as que con esfuerzo e ilusión están emprendiendo el camino hacia la práctica del periodismo.

 

Periodismo Herramientas digitales para periodistas

Periodismo Herramientas digitales para periodistas

¿Qué te motivó a realizar esta recopilación de herramientas digitales para periodistas?

En principio, como consultora docente de la Univesitat Oberta de Catalunya, percibí que era necesario difundir entre los alumnos una serie de herramientas, al menos básicas, que podían ayudarles en los ejemplos de coberturas que realizábamos en la asignatura. Desde hace tiempo, como investigadora en el grupo Labcom y en Comress InCom-UAB, he estado muy vinculada a este tema y notaba, también entre los compañeros de profesión, que existía un desconocimiento sobre muchas de las soluciones que aportaba y que, además, eran muy válidas para los periodistas freelance.

¿Cómo crees que han cambiado las tecnologías en el ejercicio del PERIODISMO?

De forma radical, pero no sólo ahora. La invención de la imprenta ya fue una revolución. Las nuevas tecnologías han provocado cambios en los dos ámbitos: periodistas y usuarios que, para mí, es uno de los cambios más importantes. Hemos ganado en nuevas narrativas, en otras periodicidades de actualización, en mejoras en la edición, en producción… pero también en localización de fuentes, de escenarios, de contrastar localizaciones, en conectar con otras audiencias… Creo que son muchos cambios positivos. La tecnología no ha tenido la culpa que siempre se le otorga en la crisis del periodismo, ni tampoco la salvará. La culpa viene de la empresa, de su gestión y de sus responsables; y sólo se puede salvar ejerciendo un verdadero periodismo, pero eso cuesta dinero y no es lo que quieren. Lo malo es que desde muchas empresas se ve únicamente el periodismo como rentabilidad inmediata. No digo que no deba ser rentable, que debe serlo; pero debe cumplir por encima de todo una función social. Lo que sí me gustaría denunciar es  la necesidad de avanzar en una revolución tecnológica sostenible. No puede avanzar mientras hay gente explotada, que incluso muere, en la búsqueda del coltán y con ello financiar la guerra y las mafias de El Congo. Es precisa una regulación urgente.

¿Que dirías aquellos periodistas que consideran las TICs una amenaza en lugar de una oportunidad?

Los entiendo porque es lo que han dado a entender muchos directivos en sus empresas, pero realmente el problema o la verdadera amenaza es trabajar bajo presión, cortando la propia libertad del periodista. Pero creo que si la profesión está amenazada es por esta causa, por trabajar en bajo el dictado de políticos y grandes empresas. Precisamente, las nuevas tecnologías pueden favorecer todo lo contrario.

Desde los blogs muchos periodistas independientes han podido trabajar con mayor libertad, al igual que expresar su opinión en redes sociales.

Son importantes las herramientas digitales, pero no debemos de olvidar que sin contenido no hay periodismo. ¿Consideras que a veces se da más importancia al envoltorio que al fondo? Tengo la sensación de que en ocasiones nos centramos en el formato y nos olvidamos de lo más importante: ofrecer contenidos de calidad, ¿estás de acuerdo?

Por supuesto, pero no es algo único de Internet. En la televisión estamos muy acostumbrados a esa tendencia, y las revistas o en la radio. Al final todo es una cuestión de formato. Creo que precisamente, a lo largo del libro insisto mucho en esta idea.

No siempre es útil utilizar todas las herramientas, hay que saber cuándo y cómo aplicar cada una y ahí radica el éxito de una información.

Al fin y al cabo en el caso del periodismo digital hay que seleccionar entre texto, audio, o vídeo, y pensar que nuestra información se verá en otros dispositivos como los móviles. No existe una pauta general. Depende del propio valor de la información destacar un elemento sobre otro.

El periodismo, al igual que otras muchas profesiones, exige estar al día en nuevas tendencias, nuevas herramientas… ¿qué recursos utilizas para estar al corriente de las novedades en el campo de la comunicación?

Pues principalmente dos: uso newsletters de determinadas revistas académicas, y después listas en Twitter. Una de las listas que llamo ‘academia  incluye  periodistas de referencia en el sector, sobre todo en temas de innovación y periodismo. A partir de ahí me nutro y actualizo los contenidos.

¿Qué consejo darías a jóvenes estudiantes de periodismo?, ¿qué competencias crees que son básicas para un periodista en la actualidad?

El primero que no olviden, nunca, que tienen una función social, que tienen una función de servicio público (aunque trabajen en la empresa privada). Que su trabajo está relacionado con derechos fundamentales y que su labor es ejercerlos con responsabilidad. A ello, una inquietud por buscar historias, saber que debe localizar fuentes, contrastar… He visto periodistas con capacidad de resolución y otros muy obedientes de la nota de prensa. De ese último periodista es del que yo huyo.

Y hay que tener una capacidad de adaptación, una mente abierta, explorar nuevos lenguajes… y saber equivocarse para aprender.

Esta profesión tiene unas bases, pero después cada reportaje, cada entrevista, cada persona… te enseña algo más; igual que cada paciente u operación a un cirujano.

¿Cómo ves el periodismo y los medios de comunicación de aquí a unos años? ¿Cual crees que será la tendencia del futuro?, ¿crees que el periodismo en papel desaparecerá?

Considero que permanecerá, en unos mínimos, pero es algo de lo que no se prescindirá en su totalidad, pero siempre para un resultado más exclusivo, para la información generalista tendrá poco sentido. No me gustan los vaticinios, la verdad, porque los cambios son rapidísimos, pero una apuesta clara son los microformatos y el long journalism y, por supuesto, trabajar y pensar en dispositivos móviles. La tendencia es difícil de definir porque dependerá de los hábitos de los usuarios. Ahora mismo hay algunas más estables, pero es un panorama de incertidumbre.

Una apuesta clara son los microformatos y el long journalism y, por supuesto, trabajar y pensar en dispositivos móviles.

¿Consideras indispensable que un periodista cree su marca personal en Internet?

Es lo adecuado. Somos tantos que no queda otro camino. Quien la tenga, tendrá un punto a su favor, una ventaja. Quien no, seguirá siendo un anónimo más y otros conquistarán parte de ese terreno. Es un buen momento para perfilarnos como profesionales, seleccionar qué podemos aportar y apostar por esa línea. Si no lo intentamos es una oportunidad perdida.

¿Cómo crees que han influido las redes sociales en el trabajo diario de un periodista?

Yo me di a conocer por las redes sociales. Sin ellas es probable que ni siquiera hubiese podido ejercer mi profesión en realidad y, mucho menos, con la libertad que tengo. Sin ella tendría incluso menos experiencia docente. Es una fuente de información personal, pero también nuestra herramienta de trabajo, de crearnos una marca, de tener unos seguidores, de expresión, de localización de fuentes, de contraste, de poder experimentar con nuevas narrativas, de aprendizaje, de nutrirnos de las experiencias de la gente, de su opinión, de abrir horizontes, de localizar referencias…

Creo que un periodista debe estar en las redes sí o sí, y activo, no sólo como un escaparate. Hay que interactuar, agradecer y escuchar.

Recientemente leí un artículo en el que se aseguraba que para los adolescentes la televisión había dejado de ser un medio de comunicación de referencia. Hoy en día los y las más jóvenes tienen otras herramientas para recibir información y comunicarse. Demandan formatos atractivos, con poco texto y mucha imagen y vídeo. ¿Qué herramientas citadas en tu libro crees que son las idóneas para hacer llegar un mensaje o una campaña a la juventud?

Hay algunas muy básicas y que casi todos incluso tenemos: Whatsapp, Twitter, Facebook, Instagram, Snapchat, Vine… Todas muy básicas, de interacción y con tendencia al microformato.

Tal y como citas en tu libro a veces no es cuestión de conocimientos, sino “DE ACTITUD”. Lanzarse con nuevas herramientas, nuevos proyectos…. Y hablando de nuevos proyectos, seguro que tienes alguno entre manos…

Tengo varios, aunque voy a volver a retomar con más fuerza mi carrera docente e investigadora, y mi empresa de 1000historias.es. Pero quiero trabajar mucho como freelance, pero desde mi web, para ningún medio, realizando el trabajo que por conciencia creo que debo hacer. No es mi fin hacerme rica con eso, desde luego, sé las limitaciones y su escasa rentabilidad. Pero son iniciativas que me apetece iniciar, porque me hacen anclar a la profesión, no sentirme naúfraga ni a la deriva. A partir de octubre se podrán acceder a ellas.

Quiero finalizar con la frase de Pessoa con la que Ana I. Bernal Triviño comienza su libro:

“Llega un momento en el que es necesario abandonar las ropas usadas que ya tiene la forma de nuestro cuerpo y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares. Es el momento de la travesía. Y, si no osamos emprenderla, nos habremos quedado para siempre al margen de nosotros mismos.”

The following two tabs change content below.
Apasionada de la comunicación digital, marketing y social media. Soy periodista, webmaster y desde hace más de 12 años trabajo en temas relacionados con la comunicación, con experiencia en estrategia, planificación y gestión de páginas web y redes sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Shares

¡Comparte!

Si te ha gustado el artículo, comparte en las redes sociales. ¡GRACIAS!