Aitor Uriondo

Aitor Uriondo

Hoy tengo la suerte de contar en mi blog con Aitor Uriondo, director del centro educativo Axular Lizeoa e impulsor de varios proyectos creativos y tecnológicos. Después de varios contactos profesionales, entrevistarle para mi blog y seguirnos muy de cerca a través de las redes sociales, quise invitarle a mi casa digital, esta vez para que compartiera todas las reflexiones sobre la educación digital que en numerosas ocasiones hemos intercambiado. Es todo un lujo que haya aceptado mi invitación y tenerle en este espacio hablando sobre el impacto de la tecnología en el mundo de la educación.  Os dejo con su post que sin duda no deja indiferente y ayuda a reflexionar acerca de la transformación digital también en las aulas.  Ayuda a entender un nuevo modelo que es necesario construir para responder de verdad a las necesidades del ciudadano/a 4.0:

 

Meses atrás le prometí a Nagore García Sanz que respondería a su petición de compartir unas breves reflexiones para su blog sobre comunicación, social media y marketing digital.

Interesantes las interacciones que hemos mantenido en diversas ocasiones tratando la productividad, impacto o necesidad de la tecnología en el mundo de la educación.

Aunque a estas alturas de la película ya no se discute la implantación, aterrizaje o llámese invasión del mundo digital en casi todos los aspectos de la vida, sí que el tema nos da para discutir entre quienes gestionamos, sufrimos, disfrutamos, construímos y sobre todo convivimos con nuestros/as alumnos/as en la aulas.

La inmersión en el periodo vacacional, alejado mentalmente del ruidoso escenario de lo cotidiano, de la resolución inmediata de los conflictos, la toma de decisiones precisas, imprecisas, necesarias, innecesarias… da para reflexionar, ahondar, escarbar y reformular teorías y creencias que el día a día no permite analizar con el debido sosiego.

En ese estado de relajo, me surgen una serie de cuestiones para las que no es fácil encontrar respuestas convincentes, pero a las que merece dedicar unos minutos de reflexión, no vaya a ser que se nos ocurra alguna solución.

1º ¿Existe un plan de desarrollo tecnológico en los centros educativos?

Repetidamente escuchamos que la tecnología debe de ser única y exclusivamente una herramienta, es decir un instrumento vehicular, que ayude a alcanzar los objetivos que nos marcamos para nuestros chicos y chicas.  

¿Quién establece esos objetivos tecnológicos? ¿Está la comunidad educativa adulta madura y formada para responder a esos retos competenciales 2.0 o deberíamos de hablar de 4.0?

¿Quién diseña y establece los objetivos tecnológicos a alcanzar?

¿Las administraciones? ¿Nuestros proveedores y marcas tecnológicas? ¿Las modas o tendencias pedagógicas?

Es probable que estemos frente a un escenario y un momento en el que el liderazgo educativo e institucional avance hacia un diseño y una estrategia que defina unos retos tecnológicos alcanzables, medibles y crecientes con el objeto de responder a las necesidades tecno-competenciales de nuestros “social-juniors”.

Utilizo ese término ya que entiendo a mi alumno/a como un joven que entre sus aspiraciones debe de surgir la necesidad de generar y aportar valor a una sociedad que será la suya.  Una sociedad por la que aspiren a transformar en algo mejor de lo que heredaron.  Esa debería de ser también la nuestra ¿verdad? Utilizando una terminología tan moderna como actual, todo ciudadano debería de convertirse en un “influencer” de lo humano.

2º ¿A qué queremos responder mediante la tecnología?

Alumnos/as y profesores, debemos de desarrollar y construir un sentido tecno-crítico en el que no todo vale.  

Deberíamos de trabajar para construir cultura entorno a las letras, a las ciencias y la tecnología.  El uso de diversas aplicaciones novedosas, programas o tendencias digitales no nos hace más competentes y menos aún más cultos.  Una tecnología desligada de las letras y las ciencias, es un F1 con el tanque vacío de combustible.  Es nuestra obligación construir cultura entorno a una tecnología que fomente la libertad digital personal, que construya puentes de felicidad y crecimiento social.

Es fundamental que nuestros/as alumnos/as aprendan a hacer buenas preguntas.  Esto no es novedoso, pero también el mundo de la tecnología debemos de fomentar el “para qué”.  En ese camino hacia la respuesta ¿qué cabida tienen la creatividad, inventiva o la imaginación? La respuesta la tenemos los propios profesionales soltando amarras de lo conocido, de lo que llevamos haciendo años hacia un mundo multicolor en el que “el para qué” debe de definir nuestra estrategia tecnológica.  No es menos cierto que los propios profesionales requerimos de hojas de ruta que nos ayuden en un mundo tan cambiante como es el de la tecnología.  Hojas de ruta en las que predominen los valores y no los intereses comerciales, ni la ideologia tecnologica de unos y de otros, y menos aún la indefinición, falta de criterio o desconocimiento de quienes tomamos las decisiones.

3º ¿Con dinero o sin dinero?…hago siempre lo que quiero.

Eso dice la canción aunque tristemente en el mundo real no siempre hago lo que quiero.
Los matemáticos nos dicen que resolver una ecuación es encontrar el valor de la incógnita.  En este caso ¿qué valor tiene la implantación de un modelo y arquitectura tecnológica eficaz, constructiva y resolutiva?  La respuesta no es sencilla pero merece la pena intentar despejar la incógnita.

No hace tantos días, un compañero de profesión y al que le toca gestionar un presupuesto de varios millones de euros en un centro educativo concertado de éxito, en una de esas conversaciones informales entre colegas, me contaba apesadumbrado la reflexión realizada por su joven hijo.  Tras conocer el presupuesto oficial de la “empresa” gestionada por su padre, que puede ser la de cualquier otra persona que nos encontramos a la cabeza de los nuestras “empresas educativas” en la que los números globales son más que interesantes, este chico decía que con estos presupuestos no fichariamos ni al mayor “tuerce-botas” de la primera división de fútbol.  Pues va a ser que tiene razón.  El traspaso de Neymar 222M ha sido el sumun de lo indecente pero los datos totales de la FIFA invitan a una reflexión.  Más de 1.200M de euros solo en traspasos en el primer semestre del 2017.  

A su vez, el presupuesto a gestionar por la consejería de educación del Gobierno Vasco, tras un incremento importante respecto al anterior curso, para el año 2017 es de 2.662M de euros. El 47,3% de este presupuesto esta destinado a gastos de personal.  Más de 57M para becas, 45,8M para innovación educativa, 21,5M para la formación profesional, incremento del 57,4% en la apuesta por la tecnología, millones para la universidad e investigación, escuelas públicas, escuelas concertadas, centros de música, Idiomas, Arte, Danza …relativamente bastante dinero para responder a muchos retos pero si lo comparamos con los datos del “furbol” seguimos sin poder fichar a un “tuerce-botas.  

4º ¿Puede la tecnología ayudar a construir un mejor modelo educativo?

Sinceramente creo que sí, pero siempre y cuando cambiemos las “rutas habituales”.  Tal vez, no nos sirvan los modelos, las ideas, las interpretaciones, ni siquiera los modelos de financiación anteriores.  Habrá que indagar, descubrir, incluso inventar líneas de actuación que mejoren lo anterior.  Volvemos al “para qué”.  ¿Que pretendemos con la tecnología? Dotémosla de contenido y valor propio.  Generemos un modelo en el que la tecnología ayude al desarrollo real de lo humano.  No nos olvidemos de lo importante.  El alumno, la persona, los valores, su desarrollo integral, sus competencias reales, su autonomía, el respeto a su intimidad, a su desarrollo personal, hagámosle que se sienta único, importante pero a su vez responsable, autoexigente y respetuoso con el entorno que le rodea.  Llevemos la programación, la realidad virtual, la impresión 3D, las redes sociales,…dotadas de contenido humano que mire de frente a las ciencias y a las letras al aula.  Invirtamos con sentido, construyamos, investiguemos y documentemos un modelo que responda de verdad a las necesidades de nuestro ciudadano 4.0.

5º ¿Nos atrevemos a cambiar el foco?

¿Educamos o formamos? ¿Formamos o educamos?  ¿Son compatibles ambos conceptos?

Por supuesto, diríamos cualquiera de nosotros.

 ¿Pero hacia donde mira, señala y orienta a nuestros ciudadanos 4.0 este modelo educativo?  

Hacia el mundo laboral en el año 2017, hacia unas futuras profesiones que ni siquiera han sido creadas, hacia un modelo de sociedad humano y basado en unos valores universales que los propios adultos no somos capaces de alimentar, sabemos hacia adonde caminamos o simplemente estamos intentando recolocar y enfocar un modelo obsoleto en constante cambio y que requiere de un equilibrio que tememos perder.  

A todo ello se suma la necesidad de lograr los salvoconductos que el sistema educativo concede. Titulaciones, notas de corte, exámenes de acceso u otras.

Mientras el foco general conceda valor absoluto a estos salvoconductos lo importante estará siempre supeditado a lo necesario a día de hoy.

Ello puede que también haga que la propia tecnología y su aplicación esté orientada al logro de esos salvoconductos más que al desarrollo de unas verdaderas “tecno-competencias” útiles y necesarias que “pasado mañana” requerirá el ciudadano 4.0.  Para ello, no estaría mal que creásemos una nueva asignatura llamada “AutoDidactica”.  Una asignatura que nos enseñe a no depender del sistema, de las modas, de las tendencias, ni de los intereses económicos.  Una asignatura que nos muestre el camino hacia la autonomía intelectual y el auto aprendizaje tecnológico.  ¿Utopia? Puede que sí, puede que no.

 

Un post invitado de Aitor Uriondo, director de Axular Lizeoa (Donostia-San Sebastián)  y desarrollador pedagógico de varios proyectos basados en la creatividad, la innovación y la transformación digital para el cambio social,  para el blog de Nagore García Sanz, comunicación, social media y educación digital.

 

Aitor Uriondo

Director Axular Lizeoa Kooperatiba, Axular Lizeoa

The following two tabs change content below.
Apasionada de la comunicación digital, marketing y social media. Soy periodista, webmaster y desde hace más de 12 años trabajo en temas relacionados con la comunicación, con experiencia en estrategia, planificación y gestión de páginas web y redes sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares

¡Comparte!

Si te ha gustado el artículo, comparte en las redes sociales. ¡GRACIAS!