ENTREVISTA a Ana I. Bernal Triviño

Profesora de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), periodista en publico.es y eldiario.es, e investigadora


Siempre he destacado las ventajas que me han ofrecido las redes sociales en mi vida profesional. Me han ayudado a seguir aprendiendo, creciendo, descubriendo… Pero sin duda, si hay algo que destaco es que me han ayudado a conocer a grandes profesionales. Me han acercado a personas con diferentes inquietudes, proyectos, ideas y  propuestas.

Una de esas personas a la que conocí a través de las redes sociales es Ana I. Bernal Triviño; profesora de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), periodista en publico.es y eldiario.es, e investigadora.

Hace ya unos meses tuve la suerte de entrevistarla.  Recientemente, en las redes sociales encontré algunas de las interesantes citas que tiene entre manos. En esta entrevista hablamos de ellas: Periodismo Móvil, Ética y periodismo y el papel de la mujer en el periodismo.
Sin duda tres temas y tres citas muy interesantes en las que como nos cuenta Ana en la entrevista, participarán grandes profesionales del periodismo.

Te invito a conocer todos los detalles de los próximos eventos en los que Ana participa y a conocer sus interesantes reflexiones acerca del periodismo y las redes sociales.

Publicaste el libro Herramientas Digitales para Periodistas, una exhaustiva recopilación de recursos prácticos,  por la que hace ya algún tiempo te entrevistéEn este libro incidías en el “periodismo móvil”. ¿podrías hablarnos de este concepto?

Periodismo Herramientas digitales para periodistasIncluí ese capítulo porque, en resumen, el móvil me cambió la vida como profesional. Con él pude desarrollar un nuevo periodismo, con él tenía centralizadas todas mis tareas, con él pude dibujar y crear una tienda online con productos de mis ilustraciones. Y también fue el punto de partida de mi proyecto 1000historias.es. Creo que, en España, es un campo aún muy desaprovechado, cuando lo considero fundamental sobre todo en un país donde ha aumentado el número de periodistas autónomos o freelance.

El periodismo móvil aporta inmediatez, agilidad, una autonomía de ejecución tremenda y a una inversión muy barata. Pero, sobre todo, lo que me interesa es el uso social que le demos al dispositivo.

 

Ayer estaba con Rosa María Calaf y me comentaba que cuando ella quiere explicar esto, reflexiona sobre el cuchillo. Un cuchillo puede matar o puede cortar el pan para dárselo a un niño hambriento. Todas y cada una de las cosas que tenemos dependen de su uso. Y sí, hay una tendencia a los influencers, a destacar en redes sociales, a selfies continuos… para eso no me interesa el móvil. Me interesa como herramienta social y transformadora.

Que comunidades en África o asociaciones de mujeres en latinoamérica creen tejidos y redes a través del móvil.
Me interesa ver que si no fuese por el móvil, muchos periodistas no hubiesen dejado documentación (que será histórica) sobre los refugiados sirios.
Me gusta el periodismo móvil cuando, precisamente por su tamaño y discreción al grabar, permita entrar en comunidades de mujeres oprimidas de Uzbekistan y obtener sus declaraciones sobre la esterilización que sufren. O bien que haya una represión policial en Ferguson y un periodista informe al minuto de ello desde su móvil.

Esa es la maravilla que el periodismo móvil puede fundar, como una herramienta para hacer un periodismo más social, comprometido y de denuncia. Y un paso más se puede dar con la Realidad Virtual (RV) donde se han realizado iniciativas como que la persona experimente sufrir un bombardeo en una de las calles de Aleppo o utilizar la RV para que compruebes el destrozo del patrimonio artístico de  Mosul por el Estado Islámico.

Y también es importante incidir en que no podemos permitir esta revolución tecnológica sin evolución social. Hablamos de un móvil cuyos minerales han sido extraídos de la explotación laboral infantil, de las violaciones de mujeres… y eso no lo podemos tolerar. Es  algo que debemos combatir de forma frontal, algo que debemos exigir cambiar.

En el HANGOUT que participaste adelantaste que tenéis previstas unas jornadas. ¿Puedes contarnos algo más acerca de estas jornadas?

Sí, desde ya os podéis inscribir en esta jornada totalmente gratuita, desde este enlaceEsperamos tener aceptación para que podamos repetir esta experiencia cada año. Queremos que sea un punto de encuentro entre investigadores y profesionales. Vendrán 10 periodistas que trabajan con el dispositivo móvil, no sólo creando contenidos, sino también como herramienta de organización entre redacciones.

PERIODISMO MÓVIL

La cita es el 24 de mayo. Estáis más que invitados todos los profesionales porque, en una tecnología tan cambiante como el móvil, es fundamental que aprendamos unos de otros y sus experiencias.

  • La periodista CarmelaRios ‏, que fue pionera en la cobertura móvil con el 15, inaugurará las jornadas para reflexionar sobre los desafíos del periodismo móvil.
  • Luego analizaremos el móvil como herramienta de organización en Nació Digital, con Karma Peiró.
  • Conoceremos el proyecto Politibot de Eduardo Suárez;
  • Marta Arias nos explicará un caso muy curiosos de cómo todo el equipo de Revista 5w se coordina con el móvil.
    Después tendremos una sesión para reflexionar sobre periodismo móvil y redes sociales:
  • Idoia Sota, de La Vanguardia, nos hablará de cómo usan Facebook Live y vídeos a través de esta red.
  • Juan Luis Sánchez, subirector de eldiario.es, nos hablará del éxito de Telegram en su periódico.
  • Y Patricia Morales, de El Español, nos va a demostrar cómo usan las redes y el móvil en su redacción, con coberturas de Snapchat.
    Ya por la tarde tendremos un foro de investigadores, donde queremos que participen académicos y profesionales con sus estudios y análisis, para detectar cómo está la situación de la investigación del periodismo móvil en nuestro país. Dar a conocer proyectos, líneas de estudio e iniciativas.Y terminaremos con una sesión de experiencias móviles muy concretas, de coberturas específicas. Por ejemplo, para los amantes de la aventura deportiva, el presentador de TVE Quico Taronjí nos explicará cómo usó su móvil para hacer un recorrido en solitario por el río Duero. O Ernesto Torrico, de El Confidencial, y Eva Arderius, de Betevés, nos informarán de coberturas electorales y de cubrir un informativo con móviles.

ÉTICA Y PERIODISMO

El próximo 27 de abril participas en Sevilla en un acto con Carne Cruda y el Colegio de Periodistas para hablar sobre ética y periodismo.  ¿Todo vale en redes sociales? ¿Crees que la inmediatez con la que se trabaja en redes  afecta  a la práctica y calidad  del periodismo?

No. No todo vale. Pero no porque valga en las redes sociales o no, sino porque no todo vale en el periodismo. Es que se devalúa de forma constante un concepto como el periodismo y se pervierte. Y es muy peligroso, de ahí la importancia de la ética. Si no cuentas la verdad, si aplicas malas doctrinas en las coberturas, si vicias la información, si mientes, si te basas en rumores, si no contrastas, si inventas situaciones… Está dando información falsa que para ti, para tu mente, para tu información es como si te alimentaras de comida contaminada. Y no me pueden decir que esto es una exageración porque creo que no hay papel más importante que el papel que desempeña un ciudadano, que tiene una responsabilidad civil, en una democracia.

Ética y prensa: desafíos de la ética periodística en el entorno digital: + info

Una democracia no se sostiene libre y con sus garantías y sus derechos por echar solo un papel en una urna cada cuatro años. No. Exige por parte del ciudadano que deba asumir que tiene una responsabilidad de informarse correctamente, y puede demandarlo. Tanto de medios públicos o privados, porque tiene un derecho a recibir información donde no le mientas. Porque si le mientes, manipulas. Si le bombardean con propaganda encubierta e información interesada esa persona pasa a ser una simple marioneta manejada por el pensamiento único. Esa persona y su capacidad crítica queda anulada en favor de un sistema que no quiere ni que cuestiones ni que preguntes, solo que aceptes. Y aquí las redes han funcionado, en parte, con una labor única de contrapoder, donde ciudadanos o perfiles específicos se han dedicado a señalar informaciones manipuladas, bulos, rumores… No podemos normalizar la mentira en el periodismo. Porque eso es un daño irremediable en la credibilidad de la profesión. Y un daño terrible en cuanto las decisiones de los ciudadanos no se basan en la verdad.

¿Qué implicaciones y consecuencias tiene  un mal uso de las redes sociales en la práctica del periodismo? Cuéntanos, según tu experiencia, ¿cómo crees que ha afectado la irrupción de las redes sociales en la práctica del periodismo?

Lo que te comentaba más arriba. Es cierto que en las redes existe el inconveniente de que la mentira se propaga como si prendieras una mecha, pero eso no implica que en las redes se mienta. Se miente por igual en la prensa, la radio, la televisión… Da igual el medio, lo malo son las fuentes interesadas y contaminadas. No tiene más credibilidad un periodismo de declaraciones y de notas de prensa.  Y eso es independiente a las redes sociales.

Yo de las redes, desde un punto de vista profesional, solo puedo hablar bien. Porque sin las redes no hubiese nunca dado mi opinión. Sin ellas, no hubiese tenido un espacio, un hueco donde publicar y donde darme a conocer.

Yo fui despedida tras el cierre de Canal Málaga con otros compañeros y créeme que cuando estás en la cola del paro y más desde Málaga, fuera del circuito de los grandes medios, ya puedes tener el mejor de los curriculums que no cuentan contigo. Y ya no se trata de CV, sino de contactos, como todo. Cuando trabajas como autónoma, desde tu casa, te falta una red de contacto diario con compañeros y las redes fueron como una especie de redacción virtual, donde entrar en contacto con otras compañeras, conocer sus proyectos, pensar cosas en común, coger ideas.

Y luego, cuando ya obtuve mi doctorado y fui investigadora, también lo noté para redes de contacto entre académicos, laboratorios, investigadores… Y, antes de todo, sirve para crear listas de referentes, contrastar fuentes al momento, localizar tendencias, información… Y que sean la propios seguidores quienes validan tu trabajo.
Cada vez que publico algo, cuando le doy al clic final me digo… ¡a ver qué pasa!
. Porque o te pueden reconocer el trabajo o te lo pueden machacar. Sí es cierto que, en los últimos meses, he tendido a responder menos porque no quiero polémicas, no quiero responder a gente que insulta o manipula, porque nunca van a cambiar de opinión, solo buscan un minuto de gloria. Y porque como todo, también tienen una trampa.

¿Como qué?

En parte,  es que dediques demasiado tiempo a ellas. Yo he tenido que ir apartándome también porque me restaba horas para mi vida propia, los míos o incluso querer leer o más cosas.  Tomar conciencia de que es un mundo totalmente virtual y que la gente con buenas intenciones es poquita y se cuenta con los dedos de la mano. Yo tengo la suerte de tener unos seguidores que, en su inmensa mayoría, me respetan. Solo he tenido 3 casos que no quiero repetir, pero por 3 personas no voy a cerrar mi cuenta o creer que todos vienen con malas intenciones.

Pero tú siempres agradeces a tus seguidores…

Sí, porque los seguidores te leen todos los días, y te toman cariño. Y yo a ellos, y yo también soy parte de ellos, soy lectora, admiro a otros y me hace ilusión. Es que ser periodista o estar en las redes no es que te creas una estrella, otra de las tendencias. Es que tú eres un ciudadano más, como tus seguidores. Yo soy una trabajadora más, fui una parada más, una autónoma más… y punto. Tener eso claro, no por apariencia, sino por convicción, creo que debería ser lo normal. Y por eso mismo  atiendo a los seguidores que comparten mis temas, como agradecimiento por el tiempo que han gastado en leerme. 

MUJER Y PERIODISMO

Últimos análisis sobre el papel de la mujer en redes sociales, indican que existe una brecha digital de género que afecta no solamente al acceso por parte de las mujeres, sino también al uso y aprovechamiento que hacen de ellas. ¿Qué opinas?

Que es una consecuencia directa que refleja que el conocimiento siempre ha sido limitado a las mujeres. Si fuera del espacio tecnológico, la cultura y la educación siempre ha sido un campo restringido para la mujer, es normal que la misma tendencia se reproduzca en la esfera virtual y tecnológica.
Y, por otro lado, si la situación económica de la mujer siempre es desigual, si tiene menos capacidad económica… también tiene menos acceso tecnológico, porque eso demanda un coste. Y es obvio que, en situaciones límites, que cada vez son más frecuentes, decidas comprar una barra de pan para tu hijo, que comprarte un móvil o dedicarte un tiempo a buscar y contrastar información en redes porque dedicas tu vida a cuidar de tu hijo.
Es que cuando hablamos de mujeres, nos han vendido tanto el tema de la super-woman en la prensa que pensamos que llega a todo. Y no. Hay clases sociales. Hay machismo. Hay desigualdad. Hay mujeres ricas y conectadas, pero también mujeres pobres, mujeres que no llegan a fin de mes, trabajadoras, otras que trabajan en la casa aunque no se lo reconozcan, otras que son madres solteras… Es que hay cientos de perfiles y eso no se contempla cuando hablamos de esta realidad. Y que no todas las mujeres viven en países occidentales. Lo que ocurre es muy diverso.

Y respecto al periodismo: ¿crees que existe desigualdad de la mujer en el periodismo?  Como periodista y mujer, cuéntanos tu experiencia.

Claro que existe, como todo. Claro que existe cuando miran tu físico en una selección de personal.
Claro que existe, como me ha ocurrido en una entrevista de trabajo, cuando te preguntan si piensas ser madre.
Claro que existe, como me ocurrió, cuando tu opinión no es válida pero justo después la dice un hombre y sí lo es, o cuando tu compañero por el mismo trabajo cobra casi el doble. Y te hablo sobre todo del periodismo local.
Claro que existe cuando las corresponsales de guerra no son protegidas de forma oficial. Un corresponsal no corre peligro de que lo violen en una guerra. Ellas saben que puede ocurrir. ¿Cuántas mujeres dirigen periódicos? Casi todas están en digitales. Y estoy absolutamente convencida de que se les adjudicó por considerar lo digital un producto pequeño.
Pero, ¿cuántas mujeres hay en los consejos de administración?
¿Cuántas mujeres son empresarias de los medios de comunicación más importantes? ¿Cuántas mujeres dirigen periódicos en papel?

Desde la UOC, el 21 de septiembre, haremos un encuentro con mujeres directoras de diarios digitales. Estarán Montserrat Domínguez, de HuffPost; Ana Pardo de Vera, de publico.es, Cristina Fallarás, que fue directora de diario 16 y Magda Bandera, de La Marea. Con ellas queremos reflexionar de sus experiencias y de cómo se han enfrentado al machismo como profesionales.

Y falta una alarmante educación informativa, en ciudadanos y periodistas, sobre los excluídos y sobre todo, de la violencia de género. No podemos tolerar machismos a diario en la prensa, anuncios de prostitución, titulares que justifiquen los asesinatos. Todo eso crea un caldo de cultivo. Y, a veces me pregunto, hasta qué punto hay medios que tienen la desfachatez de promover todo eso, de manipular o cosificar incluso a la mujer para tener tráfico web.  Y eso no debe tolerarse.

MARCA PERSONAL E IDENTIDAD DIGITAL

Cada vez escuchamos más el concepto de MARCA PERSONAL. Es indispensable cuidar nuestra presencia digital en redes. Un uso adecuado de estas redes sociales nos pueden aportar mucho. Cuéntanos tu experiencia…

Antes he contado cómo llegué a las redes. Por lo tanto, claro que es importante. Pero, ¿hasta qué punto debes condicionarte?
Hay muchos perfiles que creo que relacionan marca personal con tener un perfil impoluto. Pero cada uno se trabaja la imagen digital que quiera. Recuerdo que nada más entrar me dijo un compañero: “Dejo de seguirte porque estás todo el día con la política y das mucha tralla”. Muy bien, que me deje de seguir, esto es voluntario. Pero, ¿perdona? Soy periodista. El periodismo no es la equidistancia, es mojarse y meterse en el fango en muchas ocasiones. Es ser crítico, sin buscar la polémica, sino para que no se destruya lo que se ha construido. Yo he aprendido de Maruja Torres, de Rosa María Calaf, de Rosa María Artal, de Olga Rodríguez, de Javier Gallego… y no, no puedo decir que por mi “imagen” me voy a callar. Es que, precisamente, mi imagen es ser esa. Que mi profesión sea coherente con mi persona y mis principios.

También están incluso no implicarse en lo que no conoces. Los periodistas no tenemos que saber de todo. No estamos obligados a opinar de todo.

¿Y hay algo malo?

Lo malo está, sobre todo siendo mujer, cuando muchos interpretan que tras ese gracias que casi siempre ofrezco, ya tiene derecho a saber cada vez más cosas de tu vida o de tu tiempo, e incluso a hacerte proposiciones incómodas y machistas. Creo que debemos ser conscientes todos de que estamos en un entorno virtual.

Y, por otro lado, creíamos que éramos libres y no lo somos. Yo no soy libre totalmente en mi red. Me autocensuro, a veces, porque sé que lo que puedo publicar genere polémica o rechazo y no quiero malgastar el tiempo. He visto persecuciones en redes a otros compañeros y he aprendido de ellas. Y tener claro saber que esto es un día arriba y otro día abajo y que las lealtades son escasas. Un día pueden decirte que eres la periodista más estupenda y tres meses después, porque escribas un artículo por el que se dan por aludidos, te digan miserable o periodista de segunda o de quinta. Ese tipo de reflexiones no me alteran en absoluto porque van en el oficio y, en todo caso, el problema no es mío, sino que tú te reconozcas en lo que escribo o cuestiono. 

A todos aquellos que me dicen que quieren dejar este camino lleno de obstáculos, siempre les diré que recuerden a Galeano: “Si me caí es porque estaba caminando. Y caminar vale la pena, aunque te caigas”.

Ana I. Bernal Triviño es Licenciada y Doctora en Periodismo por la Universidad de Málaga.
Profesora en la Universitat Oberta de Catalunya. Con la editorial de esta universidad ha publicado Herramientas Digitales para Periodistas. Este libro se une a otras cuarenta publicaciones académicas.

Ana I. Bernal Triviño

@publico_es @eldiarioes @1000historias Herramientas y periodismo móvil en @UOCuniversitat, bernaltrivino.com

The following two tabs change content below.
Apasionada de la comunicación digital, marketing y social media. Soy periodista, webmaster y desde hace más de 12 años trabajo en temas relacionados con la comunicación, con experiencia en estrategia, planificación y gestión de páginas web y redes sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares

¡Comparte!

Si te ha gustado el artículo, comparte en las redes sociales. ¡GRACIAS!